Calefacción central en edificio de viviendas

Todo lo que quiso saber sobre la calefacción central de su casa y nunca se atrevió a preguntar. En la Guía editada por IDAE, Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, están resueltas todas las dudas.

Este es el enlace a través del cual se puede descargar esta Guía en formato pdf:

http://www.idae.es/publicaciones/guia-practica-sobre-instalaciones-centralizadas-de-calefaccion-y-agua-caliente

En esta Guía está todo muy detallado y bien explicado. También la cuestión del reparto de costes fijos y variables, su estimación e incluso como estos deben ir referenciados a los costes de combustibles para recoger las oscilaciones de precio. Siendo el procedimiento más ajustado para el reparto de cargas.

https://www.idae.es/publicaciones/guia-practica-sobre-instalaciones-centralizadas-de-calefaccion-y-agua-caliente
GUÍA PRÁCTICA SOBRE INSTALACIONES CENTRALIZADAS DE CALEFACCIÓN Y AGUA CALIENTE SANITARIA EN EDIFICIOS DE VIVIENDAS

¿Cómo se determina el costo del ACS y la calefacción?

Pag. 54

Teniendo en cuenta todo ello, el coste fijo del consumo de combustible para calefacción se puede evaluar entre el 25% y el 50%, costo que debe repartirse proporcionalmente a la superficie de cada vivienda (cuota de participación). Esta fórmula de reparto es menos injusta que la proporcional a la potencia instalada, que gravaría a las viviendas «extremas». De cualquier modo si algún vecino aumenta posteriormente la potencia instalada en radiadores, se le debe aplicar un suplemento sobre la cuota inicialmente calculada en función de la superficie. 

 

¿Cómo se reparten los costos entre los usuarios?

Pag. 55 
A lo largo de los años, los precios de los combustibles van aumentando. Por este motivo, aunque el rendimiento de la instalación se mantenga, el coste de los servicios aumentará. Para soslayar este problema es más cómodo fijar el costo del m3 de ACS y del kWh de calefacción en función de la unidad de combustible (litro de gasóleo o kWh de gas), de modo que la actualización de precios sea prácticamente inmediata. 

Sala de Calderas comunitarias
Sala de Calderas comunitarias
Sala de calderas de gasoíl en instalación de calefacción centralizada

 

En esta Guía están resueltas todas las dudas acerca del reparto de costes y también sobre labores de mantenimiento preventivo y el control necesario por parte de la propiedad. Habla también de la necesidad de considerar superficies y no potencias para el reparto  y de un cobro de suplemento por aumento de potencia instalado por los vecinos «motu proprio«. No se menciona, sin embargo, la cuestión de sacar un radiador existente a la terraza que no modifica potencia, pero sí supone un gasto mayor y despilfarro de energía.

También en el limbo de la reglamentación están las reformas particulares que eliminan indebidamente partes de fachada (elemento común del edificio) o las que obligan a la instalación central a calentar zonas no habitables como las terrazas, todo ello sin autorización de la comunidad de propietarios. Se ejecuta lo anterior sustituyendo el muro original de fachada por un acristalamiento, el cual supera con creces la superficie original de ventana y que será de una eficiencia mejor o peor según decisión del promotor de la obra, aunque nunca alcanzará la resistencia térmica de un muro de fachada.

TERMOHIGRÓMETRO
TERMOHIGRÓMETRO. MEDICIÓN
humedad relativa (40,4%) y
temperatura ambiente (21,4ºC)

  • ajuste de la curva de rendimiento
  • consignas
  • sondas de temperatura del fluído caloportador, de temperatura exterior, de temperatura ambiente interior (en diferentes orientaciones y alturas)
  • supervisión del Libro de Registro de operaciones de Mantenimiento (obligatorio en el Reglamento RITE) y del control de eficiencia energética En general, se deben estudiar todas las ineficiencias detectadas en la instalación, así como considerar las quejas y el grado de satisfacción de los usuarios. Es necesario buscar la causa que sea origen de un bajo grado de confort, que pueden ser: carencias en el aislamiento térmico, pérdidas de carga térmica en los radiadores, ubicación desfavorable del inmueble, errores en el diseño o potencia insuficiente.Sea cual sea el problema se deberían proponer las soluciones, evaluando su costo y asignándolo a quien corresponda.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *